FANDOM


En este artículo hacemos un recorrido por las principales escenas que los guionistas decidieron no integrar en el final de la primera temporada de Outlander y que a las lectoras nos hubieran encantado ver en la pantalla.

La incongruencia del final de la primera temporada

En la serie, al final de la primera temporada tenemos un Jamie que ha aceptado vivir pues Claire es muy importante para él. Ella se ofrece a morir con él y ante esta amenaza Jamie reacciona dejando atrás su deseo de morir y el no soportar que ella lo toque. Entonces, el capítulo vuela bajo la presión de que deben escapar a Francia y se dejan en el aire una serie de eventos maravillosos y otros pasos que suceden en el libro y que Jamie tiene que dar antes de estar realmente recuperado física y emocionalmente.

En el libro, Claire atiende la mano de Jamie en casa de Sir Marcus MacRannoch y de allí cruzan el canal hasta llegar a la abadía en Francia donde, bajo el amparo del tío de Jamie, esperan que éste se recupere. Durante esas semanas que pasan en la abadía Jamie se recupera y cuando comienzan su recorrido por Le Havre y París ya está plenamente recuperado física y mentalmente.

El poder curativo del acto sexual entre Jamie y Claire

En el libro cuando Claire rescata el alma de Jamie, lo que hace que él reaccione es que, entre los forcejeos, él la penetra y desde ese instante la actitud de Jamie cambia. Esa fuerza vital, esa aura roja de Jamie, que se activa entre ellos cuando tienen relaciones, es lo que le devuelve la humanidad, la hombría y las ganas de vivir. Tras esa noche de locura... Jamie despierta revitalizado, toca a Claire libre y espontáneamente y hace ciertas bromas. Su cuerpo sigue débil pero no tiene fiebre y ya no desea morir!

Un cuerpo duro como la piedra se apretaba con fuerza contra mí, con una rodilla huesuda entre las mías, piedra y hueso, entre mis propias... piernas, más rigidez pétrea... Aah. Una suavidad en medio de los rigores de la vida, frescura agradable en el calor, consuelo en medio de la aflicción...
— Claire Fraser, Forastera


La recuperación física de Jamie

Tras el rescate de su alma, Diana Gabaldon nos presenta la recuperación física de Jamie. Claire reconoce que se está recuperando por su mal humor, quejándose todo el tiempo de absolutamente todo como si fuera un niño pequeño, y por su deseos de comer comida de verdad.

Entonces, Jamie se escapa de la abadía a caminar por la nieve todo desnudo buscando probarle a Claire que ya está lo suficientemente fuerte como para empezar a comer lo que quiera pero también porque necesitaba demostrarse a sí mismo que era capaz de recuperarse y de que ese fuerte interno que se había destruido podía volver a reconstruirse. Finalmente vemos que Jamie está recuperando no sólo sus fuerzas sino también su sentido del humor.

Tienes la nariz azul —comenté. Bajé la vista—. Y los pies también.

Esbozó una amplia sonrisa y se secó la nariz con el dorso de la mano.
— Y las bolas también. ¿Quieres calentármelas? —
Aterido o no, estaba de buen humor.

— Diana Gabaldon, Forastera


Jamie hace el amor con Claire

Esa noche que Jamie no puede más con el dolor de su mano y decide aventurarse a la habitación de Claire sin ni si siquiera saber si podría llegar o hacer algo más cuando llegara allí.

Cuanto más pensaba en ti, más te deseaba y ya estaba en la mitad del corredor cuando empecé a preocuparme por lo que haría al llegar aquí. Y una vez que lo pensé... —Hizo una pausa y me acarició la mejilla—. Bueno, no soy muy bueno, Sassenach, pero después de todo, tal vez no sea un cobarde.
— Jamie Fraser, Forastera


Jamie llorando de alegría por su mano

Luego que pasa la infección y Jamie ve que podrá utilizar su mano llora de emoción. Claire piensa que llora por el dedo que no puede mover pero él llora porque no perdió su mano.

— Lloraba de alegría, Sassenach mía —murmuró con suavidad. Me rodeó el rostro con las manos—. Le agradecía a Dios por tener dos manos. Dos manos para sujetarte, para servirte, para amarte. Le agradecía a Dios porque aún soy un hombre entero, gracias a ti.
— Jamie Fraser, Forastera


Jamie consuela a Claire por lo vivido en su rescate

Tras recibir la caja de regalos de MacRannoch que incluye la piel del lobo que atacó a Claire, ella le cuenta todo lo que pasó en el tiempo entre que Jonathan Randall la sacó de Wentworth y que lo recataran. Finalmente Claire se libera de todas esas tensiones y nuestro Jamie está allí para consolarla!!!!

El baño caliente en el manantial

En el libro pasadas unas semanas Jamie está mucho más recuperado y lleno de emoción le dice a Claire que tiene un regalo para ella. Los monjes le habían estado llevando a un manantial bajo la abadía para ayudarle en su recuperación. Al verlo, Jamie ha recordado que a Claire le encantan los baños y que había dicho los extrañaría mucho al no regresar a su tiempo.

Así que la sorpresa/regalo que tiene Jamie para Claire es llevarla al baño caliente que ofrece el manantial. Es una escena maravillosa en la que hacen el amor en el manantial y al final Claire le anuncia que está embarazada.

— Todavía no, mo duinne. —Clavó las manos en mi cintura para acomodarme y retenerme. Me presionó hacia abajo hasta que gruñí. —Todavía no. Tenemos tiempo. Y quiero escucharte gemir así otra vez. Y que gimotees y solloces, aunque no quieras, porque no podrás evitarlo. Quiero hacerte suspirar, como si tu corazón estuviera a punto de romperse, y gritar de deseo y, por fin, estallar en mis brazos. Así sabré que te he dado placer.
— Jamie Fraser, Forastera


En declaraciones a la prensa por parte del equipo de producción de la serie salió a la luz que no se rodó esta escena por considerarla muy complicada de recrear y grabar en tales condiciones. Aún así, nos podrían haber compensado con una maravillosa escena de amor y sexo tras la recuperación de Jamie.

Manantial-final-forastera

Ilustración creada por la artista Geno Acedo.

Efectos de la incongruencia del final

De esta manera, al final de la primera temporada de la serie nos dejan con un Jamie que sigue traumatizado y que, sin haberse recuperado plenamente, se dirige hacia Francia a un destino incierto bajo la premisa de intentar evitar que ocurra la batalla de Culloden.

Es un Jamie que no se relaciona bien con Claire, al que le falta la chispa de su esencia y que vive atormentado por no poder tocar a su mujer sin que vengan a su mente los recuerdos de lo ocurrido en Wentworth.

Esta situación marca severamente el tono de la relación entre Jamie y Claire en la primera parte de la segunda temporada causando situaciones muy incongruentes a las que podemos encontrar en el segundo libro, Atrapada en el tiempo.

Además, en la segunda temporada desdibujan la razón por la cual Jamie vuelve a vivir plenamente como antes. En el libro lo hace porque recupera el contacto con Claire lo que le devuelve su alma pero en la serie lo hace al saber que Jonathan Randall no había muerto y que aún tenía una oportunidad para vengarse de él.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.